Categorías
Entrenamiento Perro Guía 2

Día 12: Abajo, arriva, abajo,arriba, abajo…

Hoy fue un día bastante tranquilo en mi entrenamiento con Smiley. En la mañana fuimos a un edificio con una puerta giratoria para practicar como usar las mismas con el perro. Normalmente el perro siempre nos acompaña caminando en nuestro lado izquierdo, pero en el caso de estas puertas cuando entramos en las mismas lo hacemos con el perro a nuestra derecha, de manera que se encuentren en el lado con el radio de curvatura mas amplio. Además, no trabajamos sosteniendo el arnés, que es realmente como ellos nos guían, pero sólo lo hacemos con la correa. Es importante asegurarnos que el perro esté dentro del espacio incluyendo su cola para evitar accidentes dolorosos. Una vez llegamos a la parte en que se puede salir del cilindro que forma la envoltura del paso, el perro inmediatamente sale y uno lo sigue. Lo otro que aprendimos en ese edificio es como enseñar una ruta a un perro en lugares que no están demarcados claramente. Normalmente uno camina de un extremo de una acera, o pasillo, hasta el otro extremo, y entonces decide que hacer en ese extremo, ya sea seguir recto, o girar a la derecha o a la izquierda. Sin embargo, hay ocasiones en que es posible que uno necesite hacer ciertos giros en algunos lugares que no son tan fáciles de identificar. Por ejemplo, me viene a la mente los centros comerciales que tienen pasillos anchos, que a su vez son cruzados por otros pasillos largos. Para estas situaciones se requiere la asistencia de una persona con visión que lleve a uno en guía humano y que indique los distintos lugares en los que uno tiene que girar. Cada vez que se llega a uno de estos lugares se le pide al perro que se siente, y se patea varias veces el lugar con un pie y se le dice al perro “Good Boy”. Luego se camina al próximo punto de interés, y se vuelve a marcar el lugar. Esto se repite hasta que se llegue al destino final. Todo este trayecto se hace con el perro agarrado sólo por la correa, y no se usa el arnés, ya que como indiqué antes, uno usa al guía humano. Luego se hace nuevamente la ruta, pero esta vez la persona con vista no guía a uno. El trayecto se hace trabajando al perro con su arnés, mientras la otra persona le da instrucciones a uno sobre donde detenerse para marcar los puntos. Por último, se hace el trayecto nuevamente, pero sin la ayuda de la otra persona. Esta persona sigue a uno para verificar que el perro se detiene en los sitios necesarios.

Al regresar al edificio principal tuvimos una charla en la que nos dieron los detalles de las distintas leyes que protegen nuestros derechos para acceder a lugares abiertos al público con nuestros perros guías, así como para la protección del acceso a viviendas, y a los aviones. Aquí tienen abogados que pueden asesorar a uno en caso que en algún lugar se nos pongan difíciles impidiendo nuestro acceso con los perros guías.

En la tarde fuimos a un centro comercial para practicar caminar entre gente moviéndose en todas las direcciones, y también practicamos el uso de escaleras eléctricas. Para esta práctica Smiley y yo tuvimos que bajar y subir barias veces en estás escaleras. Al final me parece que ya el perro estaba cansado del proceso, y creo trataba de esquivar pasar cerca de las mismas. La realidad es que es un proceso que requiere mucho cuidado y atención tanto de uno como del perro ya que de lo contrario podría ocurrir un accidente si los dedos del perro se enredan con los dientecitos que tienen las escaleras en el área en que terminan. Ya escucho a algunos de ustedes haciendo sonidos de dolor mientras lo piensan. Aunque nos enseñan como manejar estas escaleras, la postura oficial de la institución es que si hay una escalera regular, o un elevador disponible, que entonces evitemos el uso de la escalera eléctrica.

Luego de cenar nos enseñaron a como hacer el llamado “Clicker Training” En el mismo se enseña al perro a tocar una campana que se coloca en el lugar que uno quiere aprenda a identificar, y cada vez que lo hace se oprime un “Clicker” que es un objeto que hace un sonido de click. Entonces se le da una recompensa al perro en forma de comida. El proceso se repite varias veces, y se va aumentando la distancia hasta el objeto para que el perro aprenda a llevar a uno desde cierta distancia. Por ejemplo, uno puede enseñar al perro a llevar a uno a zafacones que se encuentren en un área para poder botar la bolsa en la que uno recoge sus excrementos. Lo particular del caso es que no siempre el objeto tiene que estar en el mismo sitio, como es el caso de los zafacones que a veces son movidos de lugar. Una de las primeras cosas que haré con esta destreza es enseñar al perro a llevarme a la puerta del pasajero de la guagua de mi esposa. También le enseñaré a que me lleve directo a la puerta del condominio en el que vivo.

Mañana sábado no engo salidas programadas,, y sólo tendré charlas y practicar en el edificio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados (C( 2011 / 2022. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin que se mencione que procede de APlenaVista.com))