¿Cuánto durará el rollo de papel de inodoro?

En raras ocasiones escuchamos que se mencione el rollo de papel higiénico como uno de los artículos de primera necesidad, pero no debemos olvidar su importancia. ¡Cuántos no han sufrido al darse cuenta que no hay papel disponible al momento de necesitarlo! Este rollo ha sido uno que aunque ha sufrido muchos cambios a través de los años, a final de cuenta sigue siendo igual. Aunque el uso de papel con propósito higiénico se remonta a siglos atrás en la historia, ya que era usado por emperadores chinos, no es hasta el siglo XIX que se comienza a usar el papel en rollos. Es en el año 1883 que se registra la patente para el artefacto que aguanta al rollo, y que tenemos en los baños de nuestros hogares.

Durante los años hemos visto como ha evolucionado el papel. Se le ha añadido colores para que combine con los otros artículos del baño como lo son el inodoro y la bañera. También hemos visto como se ha eliminado estos colores, ya que aunque lucían lindos, le ocasionaban alergias a algunas personas. Estas alergias se reflejaban en picor en el área que estuvo en contacto con el papel, lo que a su vez traía situaciones incómodas debido a que la persona afectada no se podía rascar en público. También hemos visto la evolución de la dureza del papel. Un papel muy duro puede causar irritación, pero uno muy blando puede causar que el papel se rompa en tus manos mientras lo usas. El secreto está en conseguir el balance perfecto. Debo añadir que el papel que se rompe fácilmente no necesariamente tiene el propósito de ser suave en la piel, pero sí el que se descomponga rápidamente en las tuberías y pozos sépticos para evitar que estos se tapen. Aunque pensamos que el uso de este papel es la máxima expresión de higiene, hay países que no piensan igual que nosotros. En esos lugares piensan que es mejor usar un bidet, ya que es necesario usar agua para asegurarte que estás limpio. El argumento es uno válido que no debemos descartar a la ligera. Piensa en las ocasiones en que te has ensuciado las manos posiblemente cambiando el pañal de un bebé. Rápidamente uno corre al lavamanos a usar agua y jabón. Limpiarse con papel sanitario no es suficiente. Hay que dar un punto a favor de los que promueven el uso del bidet. En el otro extremo tenemos a países como India, en el que en este momento tienen una campaña para promover que las personas dejen de defecar en áreas públicas. Supongo que se limpian con hojas, o con lo que encuentren en el área.

Volviendo al rollo, a pesar de los cambios que se le hacen, ciertamente lo que es estándar es su ancho. Básicamente todas las compañías usan el mismo ancho del rollo, ya que de lo contrario no se podría colocar en el dispositivo que se instala en los baños para colgar el rollo de papel. Este estándar ha sido respetado por muchos años, y la industria de papel de inodoro no se va a correr el riesgo que se ha tomado en los últimos años la industria de los cepillos de dientes. En el siglo pasado, en todos los hogares se instalaba un aparato en los baños, en el área del lavamanos que tenía 4 agujeros para poder insertar igual cantidad de cepillos dentales. De esta forma cada integrante de la familia que compartía este baño tenía un agujero asignado, de manera que no se confundieran de cepillos. Además, los agujeros estaban bastante lejos unos de otros, de manera que era imposible que los cepillos se tocaran entre sí. Esto ocurría en los llamados «viejos buenos tiempos». Algo sucedió, y esta paz se acabó. los fabricantes de cepillos dentales decidieron que era mejor tener cepillos más gordos, y con más curvas. Aparentemente esto llama más la atención del comprador cuando llega el momento de seleccionar uno en el supermercado. El resultado es que no hay forma de colocar el cepillo en el agujero. Espero que no ocurra algo similar con los rollos de papel higiénico.

Si vamos a tener un cambio en esta industria, espero que sea uno radical. Al igual que hemos visto evoluciones en los productos que usamos a diario, sería bueno que ocurriera un cambio radical en el uso del papel de inodoro. El concepto se ha mantenido igual por demasiado tiempo, y la realidad es que no podemos decir que ya hemos alcanzado la perfección en este asunto. Necesitamos un cambio revolucionario. Imagina que inventen una pastilla que al tomarla, ocasione que cuando vayas al baño, lo que produzcas salga encapsulado. Algo así, como un cascarón que evite que te ensucies. Estas cápsulas caerían al inodoro, y no necesitarías limpiarte. Esta idea es una en la que deberían trabajar los científicos. El humano es el único animal que se tiene que limpiar al ir al baño. Deberíamos usar la ciencia para que podamos igualar a los demás animales de nuestro planeta.

Si tienes alguna otra idea sobre este asunto, no dudes en escribir un comentario a este artículo.