Protocolo de Animales de servicio En el Hospital de Veteranos de San Juan

Varias semanas atrás fui a visitar un familiar que se encontraba en la sala de emergencias del hospital de Veteranos de San Juan. Me encontraba acompañado por mi perro guía. Para mi sorpresa, me indicaron que tenía que abandonar el lugar debido a que no se permitían animales de servicio en ese lugar. Le indiqué a la persona que la ley ADA me permite estar acompañado en lugares en los que se me permite a mi visitar, y que en términos de hospitales las únicas excepciones, por razones obvias, son sala de cirugías y la unidad en donde se encuentran los pacientes víctimas de quemaduras. Sin embargo, la sala de emergencias no se encuentra en la lista de excepciones. La persona me indicó que ellos en el hospital tienen su propio protocolo el cual establece mas de una docena de lugares prohibidos. Pedí copia del documento, y ciertamente me parece ridículo que ellos por una vía administrativa traten de eliminar derechos establecidos por ley. La ley ADA tiene como propósito evitar que ciudadanos o instituciones traten de privar a personas con impedimentos de poder llevar una vida independiente. Es lamentable que una institución como el Hospital de Veteranos en la que se atienden hombres y mujeres que lucharon en campos de guerra por mantener los derechos de los ciudadanos americanos tengan como administradores a personas que desde un escritorio a personas que con un papel limiten los derechos de ciudadanos.

Es importante que esos administradores recuerden que son muchos los veteranos que como consecuencia de su servicio heroico hoy requieren el uso de un animal de servicio. Aunque no soy veterano,tengo derechos que no pienso ceder a ningún burócrata.

Luego del incidente me comuniqué con el licenciado Montañez, Procurador de los Veteranos en Puerto Rico y entendiendo la gravedad de la falta cometida por el Hospital de Veteranos se comunicó inmediatamente con ellos y aparentemente ya se realizaron los cambios en el protocolo ilegal del Hospital de Veteranos. Mi agradecimiento público al Procurador del Veterano. Espero que el problema mencionado anteriormente ya esté resuelto de una vez y por siempre.