Categorías
Opinión

Misión Cumplida

En enero de 2017 comencé a fungir como Secretario de Transportación y Obras públicas de Puerto Rico. en el gobierno del Hon Ricardo Rosselló. Además, me fue asignado el puesto de Director Ejecutivo de la Autoridad de Carreteras y Transportación. Llegué a esos puestos sabiendo que el reto era grande, pero también sabía que se podían hacer cambios que tendrían un gran impacto positivo. Como es conocido por todos, los servicios al público en los Centros de Servicio al Conductor (Cesco) eran pésimos teniendo en muchas ocasiones el público tener que llegar varias horas antes de que abriera el Cesco para ver si podían conseguir un turno que les permitiera completar su transacción ese día. El servicio de lanchas para mover residentes y visitantes de las islas municipio de Vieques y Culebra a Fajardo también era un desastre no existiendo ninguna confiabilidad en los itinerarios de viajes. En cuanto a la condición de las carreteras ciertamente se encontraban en su peor estado en la historia de Puerto Rico. Por muchos años el gobierno se había enfocado en construir nuevas carreteras pero se había olvidado del mantenimiento de las mismas. Esto en parte se debía a que existen fondos federales para construcción y reconstrucción de carreteras, pero no hay fondos federales para el mantenimiento de las mismas. Al no invertirse cantidades adecuadas de fondos estatales, el único remedio era el dejar que las carreteras se deteriorarán hasta que llegaran a una condición en la que se requería una reconstrucción para la cual sí se podía usar dinero federal.

El 8 de diciembre de 2016 el entonces gobernador electo anunció que me estaba nominando para los puestos que mencioné anteriormente. Ese día en mi mensaje indiqué que durante mi mandato del DTOP me concentraría en tres cosas. Resolver el problema de transportación marítima de los residentes de Vieques y Culebra, mejorar la condición de la infraestructura vial que pertenece al gobierno estatal, y el implementar el uso de tecnología para mejorar los servicios de los Cesco. Por último, indiqué que en este cuatrienio no vendríamos a trabajar en proyectos caros para llenar el ojo, y que el dinero se utilizaría para proyectos que realmente mejoraran la calidad de vida de los puertorriqueños.

No ha habido en la historia moderna de Puerto Rico un período mas difícil desde el punto de vista fiscal para gobernar. Puerto Rico se estaba declarando en quiebra, incluyendo a varias corporaciones públicas entre éstas la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT). Para colmo por alguna razón que hasta este momento nadie nos ha podido explicar con certeza la ACT sólo tenía un presupuesto aprobado que terminaba el 31 de enero de 2017 cuando en realidad por ley se obligaba a las agencias a hacer presupuestos con vigencia de un año que comienza el 1 de julio y termina el 30 de junio del año siguiente. Si no se completaba un nuevo presupuesto y se aprobaba antes del 31 de enero, literalmente laACT hubiese tenido que detener sus operaciones ese día. La ACT también estaba bajo riesgo de perder $400 millones de fondos de la Administración Federal de Carreteras (FHWA) que habían sido asignados en años anteriores y que no habían sido utilizados. Si se hace el estimado de que la ACT recibe un poco menos de $140 millones anuales se darán cuenta de que ese dinero federal sin usar es casi la totalidad del dinero asignado en un período de 4 años. Otro problema de la ACT en ese momento es que no tenía proyectos diseñados que se pudieran subastar de forma inmediata para comenzar a usar el dinero disponible.

A partir del 2 de enero de 2017 en la ACT de forma ágil trabajamos en la preparación del presupuesto para completar el año fiscal 2016/2017, por lo que se pudo mantener a esta corporación operando sin interrupciones. Comenzando el cuatrienio se le solicitó al gobernador Rosselló que nos asignara fondos estatales para poder comenzar un programa agresivo de diseño de proyectos de construcción de manera que se pudiera comenzar a construir proyectos con los fondos federales que podíamos perder, y se nos asignaron $15 millones de fondos estatales que nos permitieron contratar a un gran número de firmas de diseño para desarrollar los planos, especificaciones , y estimados de proyectos de construcción. . A finales de julio de ese año publicamos un anuncio de dos páginas en el periódico en el que se listaban una serie de proyectos con un valor agregado de unos $112 millones. En el anuncio se publicaban las fechas de las subastas que ocurrirían entre septiembre y octubre. Desafortunadamente este itinerario tuvo que ser retrasado debido a que en septiembre fuimos impactados por los huracanes Irma y María. En adición a esos proyectos, en el verano de 2018 hicimos el anuncio del programa “Abriendo Caminos” el programa más agresivo de reparación y reconstrucción de carreteras en la historia de Puerto Rico. Este programa tenía la peculiaridad en que el gobierno estatal estaría aportando la mayoría de los fondos requeridos, y que a diferencia de otras administraciones, en este momento no se estarían emitiendo bonos como es lo que regularmente se hace para este tipo de proyectos. Debido a la quiebra la ACT no podía acceder al mercado de bonos. Es importante mencionar que esto se estaba desarrollando mientras simultáneamente estábamos trabajando con los proyectos de reconstrucción de emergencia por los daños ocasionados por los huracanes. Abriendo Caminos no trabaja con este tipo de daños, y se concentraba en la reparación y reconstrucción de carreteras afectadas por el uso intenso y la falta de mantenimiento.

El costo total de Abriendo Caminos se estimó en $627 millones, divididos en $250 millones de fondos federales y los restantes $402 millones de fondos estatales. Como se puede notar, la mayoría de los fondos usados en este proyecto son de procedencia estatal, por lo que es importante reconocer la visión del gobernador Rosselló quién entendió la necesidad de asignar fondos estatales para poder trabajar proyectos que no cualifican para ser trabajados con fondos federales, y que eran necesarios para reparar la red vial de Puerto Rico.

Este programa pretende impactar las carreteras estatales de todo Puerto Rico incluyendo a las siempre olvidadas islas de Vieques y Culebra. De hecho, las carreteras de estas islas fueron atendidas a principio del año 2019. Uno de los componentes de Abriendo Caminos fue dividido en 4 fases separadas ya que no todo el dinero estaba disponible a la misma vez, además de que por la situación económica de la isla la industria de la construcción tenía que levantarse nuevamente. Esto último fue uno de los primeros retos que tuvo que atender la Ing. Rosana Aguilar quién entró a dirigir a la ACT en enero de 2019. Tengo que indicar que ella logró cumplir de manera exitosa con esa dificultad. De hecho, al finalizar el cuatrienio la ACT ha invertido mas de mil millones de dólares en proyectos de construcción lo que es no sólo un récord, pero también una muestra de la importancia de esta corporación pública que en el pasado una administración quería cerrar. En este momento de las cuatro fases que componen la parte de reparación de alta calidad de carreteras, ya está por completarse la fase 2 la cual se encuentra en sobre 96% de ejecución, y en meses recientes comenzó la fase 3. Cada una de las primeras 3 fases tienen un valor aproximado de $80 millones. La última fase tiene un valor estimado de $87 millones y queda en manos de la administración entrante decidir si continuarán este proyecto. Debo indicar que a su llegada a Fortaleza de la Hon. Wanda Vázquez se le explicó el proyecto, y ella también lo respaldó de forma entusiasta asignando el dinero necesario para las fases que se subastarían bajo su mandato. Los resultados de Abriendo Caminos ya se pueden observar a través de toda la isla. Sin embargo, muchas personas cuestionan esta aseveración ya que Entienden que la mayoría de las carreteras aún están sin impactar ya que observan las vías que pertenecen a los municipios y atribuyen su falta de mantenimiento al estado. Hay que destacar que al DTOP sólo le corresponde trabajar con aproximadamente 8,140 kilómetros de carreteras, mientras que los gobiernos municipales tienen la responsabilidad de mantener un total de 29,790 kilómetros de carreteras y calles municipales. Al DTOP sólo le corresponde una quinta parte de las carreteras de Puerto Rico. Para poder identificar estas vías estatales, las mismas son las que tienen asignado un número luego de las letras PR, como por ejemplo, PR-1, PR-52, etc.

Con relación al problema de transportación de residentes y visitantes de las islas municipios de Vieques y Culebra, durante este cuatrienio se trabajaron varios asuntos que merecen la pena ser mencionados. Por décadas la Autoridad de Transporte Marítimo, una corporación pública adscrita bajo la sombrilla del DTOP ha operado de forma deficiente. Bajo nuestra administración se trabajó en la contratación de embarcaciones privadas que pudieran dar el servicio de forma confiable ya que la flota de la ATM se encontraba en mal estado y requería ser sacada de servicio para que se le diera mantenimiento. Igualmente en mal estado se encontraba el terminal de Fajardo, en el que su edificio principal no se podía usar ya que estaba en peligro de colapso, y su reparación se estimaba en unos $25 millones. Para resolver esta situación, se implementó una alternativa que había sido discutida por varios años, pero que nadie se había atrevido a ejecutar. Movimos el terminal de Fajardo al área de la base Roosevelt Roads en el municipio de Ceiba. Esto trajo como beneficio adicional el acortar significativamente la distancia de los viajes entre Vieques y la isla grande, lo que a su vez no sólo reduce el tiempo de viaje, pero también reduce significativamente los costos de operación de las lanchas. No obstante, entiendo que el paso más importante para resolver el problema de transportación marítima fue la reciente firma de un contrato de alianza público privada con una compañía que se encargará de administrar y operar las lanchas durante un período de 23 años.

El tercer logro, y que completa el haber cumplido las promesas del 8 de diciembre de 2016 es el de la transformación de los servicios en los Centros de Servicios al Conductor, pero de esto hablaremos en otro artículo.

3 respuestas a «Misión Cumplida»

Aunque podría haber pasado debajo del radar, otro logro fue la publicación del Plan Peatonal y Ciclista y las Guías de Calles Completas de Puerto Rico. Con estos Puerto Rico adquiere una herramienta crucial para implementar infraestructura no-motorizada, la cual tendrá el beneficio añadido de apoyar nuestra comunidad con discapacidad. ¡Enhorabuena!

Los comentarios están cerrados.