Vuelven a violar mis derechos en Hospital de la Administración de Veteranos

Desde noviembre de 2011 uso un perro guía, ya que soy una persona ciega. A principio tuve varios problemas en lugares públicos en los que se pretendía limitar mi derecho a estar acompañado por un animal de servicio, derecho otorgado bajo la ley federal conocida como ADA. En los años más recientes he notado una disminución significativa en la cantidad de lugares que desconocen la ley, e intentan violar mi derecho a estar acompañado por un perro guía.

En octubre del año pasado escribí en este blog sobre un incidente que me ocurrió en el Hospital de Veteranos en San Juan, y presenté una queja con el Procurador del Veterano, y se me indicó que supuestamente habían realizado cambios para que ningún usuario de un animal de servicio tuviera el problema que yo había tenido.

Desafortunadamente, hoy comprobé que el cambio no duró mucho. En la tarde de hoy fui al hospital a visitar a mi padre, y al rato de estar en la habitación, una enfermera me indicó que yo no podía estar en la habitación con mi animal de servicio. Le indiqué que la ley ADA protegía mi derecho a estar allí con el perro guía, y le solicité copia escrita del reglamento que indicaba lo que ella decía. Me indicó que me lo traería, al igual que vendría con un policía, a lo que respondí que no tenía problema con eso.

Luego de un rato llegó el guardia de seguridad interna del hospital con el mencionado reglamento. Le indiqué que la ley ADA sólo prohibía mi uso de un animal de servicio en áreas como salas de cirugía, o las unidades para tratamiento de personas quemadas, a lo que me respondió que eso es lo que indica la ley, pero que el hospital tenía derecho a implementar medidas más restrictivas, lo cual yo objeté dado que la intención de la ley ADA es precisamente proteger derechos de personas con animales de servicio legítimo para evitar que individuos o instituciones trataran de limitar esos derechos.

Es lamentable que una institución del calibre del Hospital de la Administración de Veteranos, la cual cuenta con un personal médico y técnico de alta calidad, a nivel administrativo cuente con personal que pretende violar los derechos de ciudadanos cobijados bajo ley federal. Esos administradores deberían recordar diariamente que ellos rinden servicios a ciudadanos que, precisamente, fueron al frente de guerra a luchar por los derechos de todos nosotros.

Espero que recapaciten y entiendan que sus reglamentos no pueden ir por encima de las leyes federales. A continuación copio un extracto de texto de la página web www.ada.gov en la que se dan ejemplos de áreas en las que se puede ir acompañado con un animal de servicio, y en las que no, cuando se visita un hospital.

«Under the ADA, State and local governments, businesses, and nonprofit organizations that serve the public generally must allow service animals to accompany people with disabilities in all areas of the facility where the public is normally allowed to go.

For example, in a hospital it would be inappropriate to exclude a service animal from areas such as patient rooms, clinics, cafeterias, or examination rooms. However, it may be appropriate to exclude a service animal from operating rooms or burn units where the animal’s presence may compromise a sterile environment.»

Como pueden ver las habitaciones son áreas permitidas. Las áreas estériles son aquellas en las que los visitantes se tienen que colocar ropas especiales y protección para no contaminar el área. Obviamente yo no hubiese intentado entrar con mi perro en un área que pusiera en peligro la salud de mi padre o de otros pacientes.