TaC- La culpa no es del arma

hemos escuchado tantas veces la frase “Las armas no matan, pero sí las personas”, que ya suena como un cliché. Sin embargo, la frase es correcta. un arma es un dispositivo metálico, que no tiene vida propia. El arma no tiene coraje ni malos cascos. Tampoco se dispara aleatoriamente. sin embargo, en las manos incorrectas puede ser una herramienta que causa muerte, al igual que lo puede ser un cuchillo, una piedra, una botella, o incluso un bate de beisbol como los que muchos padres le regalan a sus hijos para ver si salen un Roberto Clemente. Cuando vemos las estadísticas de muertes ocasionadas por accidentes de autos podríamos pensar que también los autos son armas por lo que los que se oponen a la posesión de armas deberían oponerse al uso de los automóviles. Claro esta, si vemos la cantidad de accidentes ocasionados por borrachos, a lo mejor no hay que llegar al extremo de prohibir los automóviles, y sólo deberíamos prohibir el consumo de alcohol. También podríamos prohibir el uso de bicicletas, o incluso el cruzar la calle a pie para evitar más muertes evitables. No voy a seguir con esta línea de pensamientos porque estoy seguro ya debes estar enrollando los ojos y pensando que llegué al extremo de lo ridículo.

Volvamos a las armas de fuego. Para comenzar, los grupos mal llamados de Pro control de armas, en realidad lo que buscan es la prohibición de la venta legal de armas de fuego. Ellos entienden y predican que si no se venden armas, no habrían asesinatos. Esto es una idea ridícula. Comencemos diciendo que en los actos criminales, el arma de fuego es sólo una herramienta. Si el criminal no tiene un arma de fuego, utilizará otro tipo de arma.En PR si no te asaltan con un arma de fuego, lo hacen con un cuchillo, con una jeringuilla alegadamente infectada con SIDA, o incluso con un contenedor de gasolina con la que amenazan usar para quemar a la víctima si no complace al criminal. Piensan los que quieren eliminar el derecho a la posesión de armas que si eliminamos la venta legal de armas, se eliminan los asesinatos. Desafortunadamente los datos a nivel mundial demuestran lo contrario

Usemos para comenzar los datos de Estados Unidos. Este país es identificado a nivel mundial como el peor ejemplo de control de armas debido a que su constitución garantiza el derecho a la portación de armas, así que uno pensaría que Estados Unidos es el peor país en cuanto a posesión legal de armas de fuego, y de cantidad de asesinatos. La realidad es que de acuerdo a una encuesta mundial de armas realizada en el año 2007 por el instituto Graduado de Estudios Internacionales y del Desarrollo en Ginebra, Suiza, Estados Unidos ocupa la posición número 1 en la lista de armas per capita con un total de 88.8 armas por cada 100 habitantes. Básicamente uno podría decir desde un punto de vista estadístico que 9 de cada 10 personas posee un arma de fuego. La realidad es que no es completamente cierto ya que hay lugares donde hay menos restricciones y las personas tienen una cantidad multiple de armas, como por ejemplo Texas, mientras que en otros estados y ciudades no es tan fácil tener armas. La cantidad de armas per capita de los Estados unidos está lejos de las 69.7 armas por cada 100 habitantes de Servia, las 54.8 de Yemen, y las 45.6 de Suiza, países que ocupan las posiciones 2, 3, y 4 en la lista de los países con más armas en el mundo. Estados Unidos casi duplica el número de armas que existe en suiza, el país que está en la cuarta posición en una lista que tiene datos de 175 países. En este momento los lectores pro prohibición deben estar pensando que con razón hay tantos asesinatos en los Estados unidos. Claro está, también busqué los datos de asesinatos per capita a nivel mundial, y obtuve un estudio realizado en el año 2012 por la Oficina de Drogas y Crímenes de las Naciones Unidas. Aclaro que no todos los datos presentados en ese estudio son del mismo año, ya que para algunos países sólo obtuvieron datos de años anteriores, pero nos sirven de referencia.Este estudio tiene datos de 218 países.

Si presumimos como buena la analogía que el país con más armas, debe ser el país con más asesinatos, y claro está, cuando vemos las noticias de los asesinatos en Estados Unidos sería fácil apostar a que este país debe ser el número 1 en esta lista también. Pero la realidad es otra. La posición número 1 en asesinatos per capita le pertenece a Honduras con 90.4 asesinatos por cada 100,000 habitantes. Parece que le ganó a Estados Unidos, pero debes estar pensando que posiblemente es que también tiene muchas armas, como en estados Unidos. La respuesta es no. En términos de posesión de armas, Honduras está lejos de Estados Unidos, ya que se encuentra en la posición número 87 con tan sólo 6.2 armas por cada 100 habitantes.Estados Unidos tiene 88.8. Si seguimos buscando la lista de asesinatos per capita, Estados Unidos tampoco está en la segunda posición. Este “honor” le pertenece a Venezuela con 53.7 asesinatos por cada 100,000 habitantes, y en términos de posesión de armas ocupan la posición 58 con 10.7 armas por cada 100 habitantes, pero este número debe estar cambiando ya que en días recientes el gobierno de Nicolás Maduro ordenó recoger las armas de los ciudadanos. Estados Unidos, con todas sus armas, tampoco ocupa la tercera posición en asesinatos, y de hecho no está en los primeros 5 lugares, ni en los primeros 10, 50 ó 100. De acuerdo a los datos mostrados en el estudio de las Naciones Unidas, Estados Unidos ocupa la posición 111 con 4.7 asesinatos por cada 100k habitantes, lo que lo coloca en la mitad de abajo de la lista de países con más asesinatos.

Claro está, Estados unidos no es un país homogéneo, y por lo tanto hay lugares con más armas, y otros con menos, al igual que ocurre con los asesinatos. Por ejemplo, Detroit es una ciudad con pocas armas debido a su política, pero los asesinatos son muchos, con 54.6 por cada 100k habitantes. Si Detroit fuera un país, estaría en la posición número 2 en cuanto a asesinatos. Parece que el alto control de armas en esa región no ha sido efectivo para disminuir los asesinatos. De hecho, la mayor cantidad de asesinatos en los Estados Unidos ocurren en regiones con alto control, entiéndase dificultad para obtener armas de manera legal. Sin embargo, en las regiones en donde más fácil se hace obtener y portar armas de manera legal, los asesinatos casi no ocurren. Por ejemplo, en Plano, Texas sólo ocurren 0.4 asesinatos por cada 100k habitantes. Las tasas más bajas de asesinatos ocurren en las regiones donde se hace más fácil obtener armas.

La realidad es que impedir que el ciudadano responsable obtenga un arma como herramienta para poder protegerse de forma legítima no ayuda a disminuir los asesinatos. Restringir la venta de armas a ciudadanos responsables no hace que los criminales no puedan comprar armas. Los criminales consiguen sus armas de forma ilegal, y las mismas llegan a la isla al igual que llegan las drogas. Las armas que usan los criminales no son armas que llegaron a PR de forma legal, y luego pasaron al mercado ilegal, al igual que la cocaína que se vende en las calles no llegó de forma legal y luego pasó al bajo mundo. En estos días se publicó un estudio que se realizó en el sistema carcelario de Chicago, en el que se les preguntó sobre donde obtenían sus armas, y la contestación general es que las compraban de forma ilegal, y no en las tiendas o show de armas que son comunes en Estados Unidos, ya que las armas legales eran más fáciles de rastrear. Esto hace sentido.

Los criminales en PR son unos bullies que abusan de sus víctimas sabiendo que es altamente probable que no tengan un arma para defenderse. Es por esta razón que ellos entran a los hogares en medio de la noche, aún sabiendo que los dueños se encuentran allí, y ya no les basta con apuntarlos con un arma para pedirles dinero y propiedades. Ahora también abusan mental y físicamente de los ciudadanos que minutos antes se encontraban en su período más vulnerable del día, mientras duermen en la privacidad de su habitación. El ciudadano común no tiene como defenderse, y la realidad es que son las leyes vigentes como la de armas las que le crean ese estado de indefensión. Si todos los ciudadanos contaran con un método efectivo de protección, serían menos los crímenes, ya que aunque los criminales pueden ser bullies, ellos no son tontos y tratan de permanecer vivos. Los que recordamos la guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética sabemos que ésta nunca calentó debido a que ambos países eran potencias grandes en términos militares y de armas, pero a su vez sabían que el otro era igual o incluso más poderoso, por lo que cualquier agresión sería respondida de forma mayor, y al final ninguno ganaría. El miedo de ambos lados fue lo que evitó una guerra. Igualmente, si el criminal está consciente de que sus víctimas pueden estar armadas, esto los obliga a pensar más sobre si deben o no cometer su fechoría.

Para terminar, estoy seguro que ya deben estar pensando sobre las estadísticas de nuestra isla. No pude conseguir datos sobre el número de armas per capita, el cual sabemos es bajo debido a lo complicado y costoso que es el proceso para obtener un arma de forma legal. En Puerto Rico, aunque estamos cobijados bajo la Constitución de los Estados Unidos, el proceso para obtener una licencia de armas es mucho más complicado que en los Estados Unidos, ya que el gobierno de nuestra isla ha reducido el derecho provisto por la Segunda Enmienda a un privilegio, lo que es ilegal. Sin embargo, el dato sobre los asesinatos sí está disponible, y no es alentador. Ocupamos la posición número 16 a nivel mundial con un total de 26.5 asesinatos por cada 100,000 habitantes que quedamos vivos.

—–
Nota del autor: Si estás de acuerdo con las ideas expresadas en este artículo, compártelo en tus redes sociales.

Si no estás de acuerdo con las ideas expresadas en este artículo, compártelo en tus redes sociales.

Es importante que se hable de los temas que afectan nuestra vida cotidiana en Puerto Rico. Está en las manos de los que no nos hemos ido de la isla el trabajar para arreglarla.