Categorías
Opinión

Posible problema de las placas solares

En Puerto Rico tenemos un problema con la generación de la energía eléctrica. Nuestras plantas generadoras dependen mayormente de petróleo, y en menor grado, de gas natural. Estos combustibles son no renovables, y sus precios dependen del mercado con fluctuaciones fuera de nuestro control, además de ser contaminantes. La alternativa que la mayoría de los puertorriqueños propone es el generar energía eléctrica mediante el uso de placas solares. Esta idea puede sonar atractiva dado que por nuestra cercanía al ecuador estamos en una localidad privilegiada para recibir una buena cantidad de rayos solares durante todo el año. Sin embargo, hay unos problemas que tenemos que reconocer de manera que se puedan atender antes de transformar nuestra generación a una dependiente del Sol.

En primer lugar, si presumimos que eliminaremos las fuentes no renovables, entonces tenemos que determinar que haríamos durante la noche, período que por definición no hay energía solar, y por lo tanto no podríamos generar electricidad. Se alega que en PR el consumo mayor de electricidad ocurre entre las 8:00 y las 10:00 de la noche. Esto significa que durante el día tendríamos que en las horas en las que hay un buen sol, generar electricidad para el día y para almacenar para la noche. Por lo tanto, dependeremos de el uso de baterías cuya vida útil no es tan buena, y que para poderlas fabricar se genera una gran cantidad de contaminación.

El asunto de la generación podría verse en dos opciones distintas. La primera es que individuos coloquen paneles solares y baterías en sus hogares de manera que se puedan desconectar por completo de la red eléctrica. Esto requiere una gran inversión de dinero que toma varios años el recuperar en ahorros energéticos, y que no necesariamente una ves se recupera esa inversión la persona disfrutará de energía eléctrica gratis por el resto de su vida. Las baterías deberán ser reemplazadas cada cierto tiempo, y posiblemente también los paneles solares, aunque con la ventaja de que con el pasar del tiempo estos productos deben disminuir de precio, y mejorar su efectividad.

La otra opción sería que una o varias entidades produzcan la electricidad y la vendan a los clientes. Esto sería un modelo similar al de la Autoridad de Energía eléctrica. Aquí es que veo el problema mayor. Generar esa electricidad requerirá el dedicar muchas cuerdas de terreno para sembrar esas placas solares y las baterías que serían necesarias para proveer la demanda de electricidad. Las placas serían colocadas en campo abierto expuestas al clima. Recordemos que a lo largo de nuestra historia hemos tenido varias tormentas y huracanes que han afectado nuestro sistema eléctrico. Sin embargo, no necesariamente ha sido por fallas en las plantas de generación ya que estas están localizadas en edificios con cierta protección a los eventos de la naturaleza. Las fallas principales han ocurrido mayormente en los sistemas expuestos de transmisión y distribución. Son los postes los que se han caído, o incluso los cables al ser impactados por objetos voladores. Si nos movemos a las placas solares, estas placas también estarían expuestas a daños. El poderlas proteger posiblemente requeriría el que se cubran una vez se anuncia la tormenta, y luego habría que destaparlas. Desafortunadamente esto sería un proceso de varios días en los que no se produciría electricidad, por lo que el pueblo se quedaría a oscuras. Aún así, no podemos descartar que ocurran daños que a diferencia de el sistema actual, en el que se trata de poner nuevos postes y cables, en el nuevo caso estaríamos hablando de reemplazar placas solares las cuales no necesariamente estarían disponibles en el mercado por lo que habría que mandarlas a fabricar. El mismo problema también lo enfrentarían las personas que están desconectados del sistema público debido a que tendrían sus propias placas. No sería hasta después del huracán que descubrirían que sus placas no habían sido instaladas de la manera correcta que le hizo pensar el instalador.

Sería interesante que alguien que conozca de esta tecnología pudiera indicar cuál sería el costo de poder movernos a producción completa basada en energía solar, además de cuál sería el costo de reemplazo al final de la vida útil. Igualmente sería interesante saber cuántos acres de terreno se necesitarían para ese proyecto.

Aunque este escrito está basado en las placas solares, obviamente también aplica a los generadores de electricidad por viento. Otra posible alternativa sería la energía nuclear cuya tecnología en el presente es superior y más segura que la que se usaba hace 50 años, pero todavía mencionarla es un tema prohibido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *