Categorías
Opinión

¿Por Qué Debemos Apoyar a Janet Riefkohl?

En mayo tendremos en Puerto Rico una elección especial para elegir 6 personas que nos representen en Washington DC como parte de la estrategia seleccionada para solicitar formalmente por primera vez al Congreso de los Estados Unidos de América nuestra admisión como un estado, luego de que en el plebiscito del pasado 3 de noviembre la mayoría del pueblo votara a favor de esta solicitud. Para efectos de esta elección, el pueblo debe seleccionar a dos personas que nos representen en el senado federal, y a 4 personas que harán lo propio en la cámara de representantes. El período para que las personas que aspiren a estas posiciones ya concluyó, por lo que ahora comienzan sus procesos de solicitud de endosos ya que deben presentar a la Comisión Estatal de Elecciones al menos 3,000 de estos documentos de manera que se demuestre que la persona aspira de forma real, y que tiene personas que lo respaldan.

Para el senado aspiran 5 personas, y para la cámara de representantes hay 9 aspirantes. En ambas listas hay nombres conocidos debido a que han estado participando en la política activa en años anteriores, y hay nombres no tan conocidos que dan un paso al frente para ser parte del equipo que traerá el único estatus que asegura que mantengamos la ciudadanía americana, con todos sus beneficios y responsabilidades, y que es atesorada por una amplia mayoría de los puertorriqueños, y envidiada por ciudadanos de otros países.

Desafortunadamente en Puerto Rico nos quejamos que en la política siempre tenemos a la misma gente, incluyendo a personas que en el pasado han demostrado que no merecen nuestra confianza, pero la realidad es que cuando llega el momento de seleccionar a los candidatos en procesos de primarias, se hace muy difícil a las caras nuevas conseguir el voto de una mayoría debido a que la gente termina votando por los nombres que le parecen conocidos, sin evaluar si el recuerdo es por algo bueno o por algo malo.

Todavía no tengo claro quienes son las personas por las cuales estaré votando en la elección especial de mayo, pero sí tengo claro que de las cuatro personas que podré seleccionar para la cámara de representantes federal una de ellas es Janet Riefkohl. Posiblemente para muchos de ustedes Janet es una cara nueva, pero no para mí. A Janet la conozco desde hace mucho tiempo ya que su hermana y yo nos graduamos juntos de escuela superior hace unos añitos atrás. Janet no es uno de los políticos reciclados que luego de que han tenido un puesto elegido por el pueblo, ese mismo pueblo en una próxima elección lo han rechazado debido a que no ejecutó como se esperaba, y ahora buscan como colarse nuevamente en un puesto para seguir viviendo de la política. De hecho, ella con su sudor y trabajo ha conseguido una estabilidad económica que no requiere de ser electa para mantener su seguridad financiera. Janet es una mujer puertorriqueña inteligente y trabajadora que se graduó de escuela superior a los 15 años, y a los 17 era propietaria de un negocio. Sin embargo, esto no la detuvo y se mantuvo estudiando hasta convertirse en una abogada. A finales de la década de los ’90s se muda a los Estados Unidos. En Arkansas se mantuvo ejerciendo su profesión de abogada litigante, pero manteniendo contacto con su familia en Humacao. En uno de esos viajes en el año 2016 mientras disfrutaba de sus vacaciones con su hijo menor lo miró y le preguntó si se quería quedar en Puerto Rico, a lo que él le contestó que sí, y con eso comienza el regreso de Janet a Puerto Rico.

He hablado con ella, y sabe los problemas que enfrentamos en nuestra isla, y en lugar de hacer como muchos otros que se van buscando una mejor vida en uno de los 50 estados, ella quiere traer esa posibilidad a nuestra isla. Ya ella tenía una vida en los Estados unidos, por lo que regresar allá le era lo más fácil. Ella salió de Puerto Rico en un momento que la situación fiscal de nuestra isla era muy buena, y decide regresar cuando las cosas se encontraban mal. En el 2016 es cuando el Congreso aprueba la ley PROMESA.

Janet es penepé y estadista de pura cepa, de familia que también lo son. Como abogada que ejerció en los Estados unidos, ella conoce de primera mano las leyes y los procesos federales, lo que es muy valioso en un momento que buscamos gente que puedan navegar en esas aguas para solicitar y conseguir la estadidad para Puerto Rico.

Por su rectitud, honestidad, inteligencia, y preparación es que con mucho orgullo respaldo a Janet Riefkohl para que nos represente en el Congreso Federal como parte del grupo de delegados que estaremos seleccionando en mayo 16 de 2021. Te invito a que busques información sobre ella, la escuches en las entrevistas en que participe, si te piden que le firmes una hoja de endoso, y una vez te des cuenta de quien es ella, el día de la elección especial le des tu voto para que en Washington exija la estadidad.

Recuerda su nombre: Janet, o su apellido: Riefkohl, para que esa sea la primera cruz que hagas en la papeleta. Asegúrate de buscarla en las redes de manera que para ti deje de ser un nombre nuevo, y se convierta en un nombre refrescante que represente el cambie que quieres en la política puertorriqueña.

El momento de pedir la estadidad es ahora, y recuerda que como siempre dice Janet: “Puerto Rico es Estadista”.

3 respuestas a «¿Por Qué Debemos Apoyar a Janet Riefkohl?»

Entiendo q el PNP debe de pagar de los fondos de su partido los gastos de esas 6 personas . Están los republicanos y son tan malos q mientras existan ellos jamas nos darán la estadidad

La realidad es que esos delegados no van representando al PNP. Ellos representan al mandato de los puertorriqueños. Recuerde que muchas más personas votaron por la estadidad que los que votaron por el PNP.

Los comentarios están cerrados.