Día 2.1: Con las manos llenas

Anoche en la actividad social nos entregaron varios accesorios para usar con nuestros perros. Ya tengo la manta en la que dormirá, así como un cable para amarrarlo, supongo que en momentos en que no lo puedo atender, de manera que no empiece a explorar en la habitación. También me dieron un cepillo, una peinilla, y un hueso de juguete para que el perro juegue. No todo es trabajo.

Carlos

Día 2: Perros de 4 Patas, de 2 Patas, y un Facsímil Razonable

Hoy nos entregaron la correa de nuestros perros, y nos indicaron las distintas configuraciones posibles para usarla, así como las distintas situaciones en las que aplican. También nos enseñaron a colocar el arnés de perro guía. Esto no lo hicimos con un perro real, pero sí con un perro de peluche., el cual sirvió de facsímil razonable Por último, nos enseñaron a colocar el bozal al perro de peluche.Tuvimos la oportunidad de jugar con 2 perros reales; un Labrador negro y un Pastor Alemán. Ambos excelentes perros, pero con distintas personalidades.

En la tarde fuimos al pueblo a caminar con Juno. Este es un perro ficticio. Mi maestra simula ser el perro, y nos explicaba los distintos comandos que se usan para dirigir al perro guía. Para mí, lo más difícil fue el caminar por las aceras llenas de hielo y nieve. No quería pasar la vergüenza de venir a New Jersey a caer al piso por falta de práctica de caminar en la nieve. La experiencia fue formidable, y supera el uso del bastón blanco. Durante el día nos explicaron el ciclo que han vivido estos perros, y el trauma emocional que han pasado. A las 8 semanas de haber nacido, los llevan a vivir con una familia que le enseñará obediencia básica por unos 18 meses. Luego regresan a la escuela para ser evaluados por un mes, y si el perro cumple con los estándares necesarios, se le asigna a un entrenador que lo convertirá en perro guía en los siguientes 4 meses. Entonces el perro es asignado al estudiante, y requiere atención y cariño de nuestra parte, ya que seremos compañeros de por vida. Mañana después de medio día conoceremos a nuestros perros. Es el momento que todos estamos esperando. Por ahora, hoy sólo nos falta una actividad de confraternización de todos los estudiantes. La actividad es un Wine and Cheese que debe comenzar en 20 minutos, así que esto es todo por hoy. Mañana posiblemente envío un reporte parcial con la información del perro o perra que me asignen.

Carlos

Día 1: Recibimiento con Alfombra Blanca

Finalmente llegó el día del viaje a The Seeing Eye. Las atenciones ofrecidas por el personal de Continental Airlines fueron excelentes. Me escoltaron hasta el terminal de salida del avión, y llegado el momento de abordar, me llevaron hasta el asiento. No me puedo quejar del servicio ofrecido por el personal de esta línea aérea, ni del personal del aeropuerto Luis Muñoz Marín. La mala noticia la recibí en el terminal al oir a varias personas por separado mencionar que estaba nevando en New Jersey. Estamos en octubre, en pleno otoño. El vuelo fu’e uno tranquilo hasta que el capitán indicó que nos teníamos que abrochar el cinturón, ya que estábamos entrando en una zona de disturbios severos. El avión se jamaqueó fuertemente, pero al rato llegó una calma como nunca había experimentado en un avión. No se sentía movimiento alguno. Parecía como si el avión se hubiese detenido sobre una almohada de nubes. Fueron varios minutos y pensé que el capitán se había equivocado en su pronóstico de disturbios severos. Fue entonces cuando la naturaleza le dió la razón. El avión se comenzó a mover en varias direcciones extrañas. El tiempo se hizo bien largo. Ya cuando estábamos a unos 5 minutos de aterrizar, alguien cerca de mi asiento rompió el silencio de los pasajeros , y comenzó a pedir ayuda médica. La persona que se encontraba en el asiento detrás de mí estaba teniendo convulsiones. Por los altoparlantes pidieron que las personas que estuvieran sentadas al lado de la persona que convulsaba, que le prestaran ayuda, ya que nadie, incluyendo a los asistentes de vuelo, se podía poner de pié hasta que el avión tocara tierra. Una vez aterrizamos el Capitán indicó que había media pulgada de nieve en la pista, y que la temperatura estaba en 33 grados F. Nos pidieron que no nos levantáramos hasta que los paramédicos entraran a ayudar a la persona. Al rato de estar esperando, nos indicaron que los paramédicos estaban tarde y que nos agradecerían si nos bajábamos de manera rápida del avion.

Nuevamente fui escoltado hasta el área de reclamo de equipaje, pero esta vez me llevaron en un carrito en el que el chofer hacía un sonido de beep beep con la boca para pedir que la gente que caminaba por los pasillos se moviera. En el carrito habían otras personas, y una señora sacó un silbato de su cartera para ayudar con el tránsito. En el area de maletas me esperaba Scott de The Seeing Eye, quién buscó mi maleta. Afuera nos esperaba una tormenta de nieve que había derribado muchos árboles en la carretera.

Finalmente llegamos a The Seeing Eye. Allí conocí a varias personas del staff, incluyendo a mi instructora Kim, quién me dio un recorrido por las facilidades. En el curso seremos 19 estudiantes, pero sólo habíamos llegado 11 debido al clima. Ya estoy en la habitación, pero tan pronto termine de escribir esto, me doy un baño, y a dormir. Mañana será otro día de nuevas aventuras.

Carlos
252.4

Un Bastón Inteligente

Ya tomé la decisión. En realidad lo hice hace varios meses. Cuando lo consideré por primera vez hace dos años, llegué a la conclusión de que no era el momento adecuado. Apenas estaba comenzando a usar el bastón blanco, y ciertamente tener un perro guía sonaba interesante, así que comencé a leer sobre el asunto pero concluí que antes de aprender a correr, hay que aprender a caminar.

Luego de dos años y varios meses de caminar con la ayuda del bastón blanco, y poder descubrir sus ventajas y limitaciones, volví a considerar la idea de tener un perro guía. Luego de investigar nuevamente sobre el asunto, y leer sobre las distintas alternativas de instituciones que ofrecen el servicio de entrenar al perro guía, de proveer al perro guía, y de entrenar al equipo de perro y humano, decidí que “The Seeing Eye” www.seeingeye.com era la institución adecuada para mí. Esta institución que fue fundada en el año 1929 es la primera que se fundó en los Estados Unidos, y aunque no fue la primera en el mundo, es la más antigua que aún presta servicios para las personas ciegas. Ciertamente existen otras instituciones que proveen servicios similares, y que también son excelentes y cuentan con gran prestigio, por lo que recomiendo a cualquier persona que desee obtener un perro guía, que haga su propia investigación, y llegue a su conclusión. La decisión de la institución a seleccionar para este entrenamiento es una que tiene consecuencias por varios años. No es como comprar un tipo de bastón blanco, y darse cuenta que no era lo que esperaba, y entonces comprar otro modelo.

Para hacer el cuento largo uno corto, llené los formularios necesarios, y el pasado 31 de agosto recibí la visita de un miembro de The Seeing Eye, quién viajo a Puerto Rico para evaluarme y entrevistarme. Varias semanas después recibí comunicación indicando que me habían aceptado en The Seeing Eye. El próximo 29 de octubre viajaré a sus facilidades en Morristown, New Jersey. El entrenamiento es uno extenso que durará hasta el 22 de noviembre, fecha en que regreso a PR. Espero poder escribir cada noche un diario de las experiencias del día, de manera que la serie de escritos sirva como referencia a personas ciegas que en el futuro consideren la idea de usar un perro guía.

–CMC

A Plena Vista es el blog de Carlos M Contreras, un ingenioso y civilizado ingeniero civil que perdió la vista, pero no la visión. Te puedes suscribir a A plena Vista para que recibas notificaciones mediante correo electrónico cada vez que se publique un artículo nuevo. Busca la página de "Recibe Notificaciones" en la barra de navegación. También nos puedes seguir en twitter, @ContrerasPR. Si necesitas enviarme algún mensaje, puedes visitar la página titulada Contáctanos.