El nuevo dron

En Puerto Rico identificamos a los contenedores de basura cilíndricos que se colocan frente a muchos hogares con la palabra “Dron”. Esta palabra la derivamos del nombre en inglés de estos contenedores llamados “Drums”. Supongo que algunos lectores piensan que este artículo intenta hablar sobre un nuevo contenedor para basura, e incluso algunos no leyeron bien el título, o pensaron que apreté una tecla de más, y que el artículo se refiere a una nueva marca de ron.

La realidad es que el artículo se refiere a la nueva definición de la palabra “dron”. De hecho, más que nueva, es la primera definición de la palabra, ya que hasta la fecha “dron “no forma parte del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

Durante el día de hoy RAE anunció que en octubre se estará publicando una nueva versión del diccionario, y que esta versión incluirá 6,000 nuevas palabras, siendo una de estas la palabra dron. Desafortunadamente no es la definición boricua la que aparecerá, pero más bien la versión moderna que se refiere a aparatos aéreos controlados a distancia. Aunque mayormente en la actualidad estos dispositivos llamados en inglés “drones” son usados principalmente con propósito militar en misiones de recopilación de información, o incluso para ataques, los mismos ya estarán abriéndose espacio en el área civil.

Recientemente la compañía Amazon informó que ellos planifican usar estos dispositivos para entrega de productos en menos de 30 minutos, haciendo más atractivo el comprar en esta compañía. Según Amazon, el impedimento más grande en este momento son los reglamentos de la FAA, pero si estos se modifican para el año 2015, ellos podrían comenzar ese año el servicio llamado “Amazon Prime Air”. Sin embargo, no me imagino el uso de un dron para entregar artículos grandes y pesados, los cuales serían complicados para manejar. Si me preguntan a mi, recomendaría este tipo de entregas más bien a Walgreens o CVs, los cuales mueven artículos pequeños y livianos. En este escenario sería común ver los drones por toda la ciudad entregando Viagras.

Nota: Si quieren leer una novela interesante de los drones militares, les recomiendo “Kill Decision”de Daniel Suárez.