Córrelo, Camínalo, oRuédalo 2015

El año pasado participé en la carrera 5K “Córrelo, Camínalo, o Ruédalo”. Esta carrera se realiza para recaudar fondos para el Campamento Vida Alegre que realiza anualmente el Centro María de los Ángeles en el cual participan jóvenes y niños con impedimentos. Los que me conocen saben que yo no soy atleta, que mi cuerpo no está diseñado para mucho ejercicio físico, y que incluso mi mente siempre trata de alejarme del ejercicio. Sin embargo, el año pasado el joven Sebastián Rosado le preguntó a mi esposa si yo participaría de la carrera. Sebastián fue el creador de esta innovadora carrera ya que debido a que tiene dificultades de movimiento, no le permitieron los organizadores de uno de esos 5K famosos de PR inscribirse en su carrera. Digo que Sebastián tiene dificultad en su movimiento ya que definitivamente no se puede considerar impedimento debido a que su actitud es la de derrumbar las barreras que otros intentan poner en su camino. Dada la actitud de Sebastián, no se me ocurrió ninguna excusa válida para evitar participar en la carrera del año pasado. En otros años mis hijos habían participado como voluntarios, y aunque un poco asustado una vez llegué al evento, decidí participar junto a mi esposa y a mi perro guía. Para mi sorpresa no me morí en el evento. Caminé a mi paso, y sorprendentemente no tuve dolores musculares, y casi no sudé, lo que es raro, ya que normalmente mi motor corre caliente y sudo de tan sólo pensar en movimiento físico o calor.

Yo no estaba compitiendo contra nadie, excepto conmigo mismo, y al finalizar descubrí que esa era la actitud de todos los participantes. Obviamente fueron muchos los que llegaron a la meta antes que yo, así que no se como los recibieron, pero si noté que a diferencia de otras carreras en las que el público y los participantes abandonan el predio a medida que van llegando mas personas a la meta, en esta el público iba aumentando en las gradas, al igual que las emociones. Cada vez que llegaba alguien a la meta, el aplauso era mayor que el que recibió el participante anterior. No tengo que decir que la celebración mayor era para Sebastián, el último en cruzar la meta, pero que nuevamente se había vuelto a ganar.

El año pasado publiqué una foto con mi medalla en Facebook y muchos me felicitaron y me indicaron que les avisara para competir en la carrera del próximo año. Ahora es el momento de que hagan válida su palabra. Este año la carrera se realizará el 20 de diciembre a la 1 PM saliendo la misma de los predios del Departamento de Recreación y Deportes. Espero encontrarme con todos los que indicaron que querían participar. Mis amigos ciegos que quieran hacerlo pueden llevar a su perro guía o su bastón. Vamos a caminar a un paso lento, haciendo paradas para que los perros tomen agua. No tengan miedo, que si yo caminé los 5 kilómetros, ustedes también pueden