Día 14: Con las Botas Puestas

Anoche no escribí ya que estaba cansado y sabía que no escribiría mucho si lo trataba. Ayer en la mañana fuimos al pueblo e hicimos un recorrido con las botas puestas. Me refiero a las botas que nos entregaron para los perros. Pilgram caminaba extraño a principio, pero una vez comenzó el ejercicio oficialmente, caminó de manera correcta. sin embargo, yo todavía tengo que practicar mas como leer a Pilgram cuando me indica que me debo detener en el borde entre la acera y la calle. Todavía no lo hago perfectamente, y en ocasiones me detengo luego de entrar a la calle. Esto me ocurre mayormente en aceras que tienen rampas en las que casi no se nota la pendiente.Me parece que las de PR son mas empinadas, y no voy a tener ese problema. Hablando de botas, ayer en la mañana luego del “Park Time” y el desayuno bajé a lavar ropa. Me senté en el área de grooming a hablar con un compañero, y noté algo distinto en uno de mis piés. Andaba con una bota marrón en el pié derecho y un zapato negro en el izquierdo. Eran tan distintos, que no creo que fuera un error de persona ciega, y sí de una persona agotada.

Luego del paseo de la mañana tuvimos una charla sobre las leyes federales y estatales que nos permiten estar acompañados por nuestros perros guías en lugares públicos. Hay leyes federales que nos protegen también para permitirnos vivir con nuestros perros en lugares en los que se prohiben las mascotas, así como también hay leyes que nos permiten estar acompañados por nuestros perros en el abión. Nota curiosa, nos indicaron que es mas cómodo viajar en una fila que tenga asientos al frente en lugar de las filas que tienen una pared en su lugar, ya que podemos acomodar el perro en el espacio debajo del asiento del frente. El viaje de regreso a PR será uno interesante.

En la tarde fuimos a un “pet store” Allí compré los pañitos para limpiar las orejas y los dientes de Pilgram. No compré ningún juguete ya que esto lo tengo que hacer con mi hija Cristina cuando regrese a PR.También verifiqué los distintos tipos de jaulas disponibles, y consulté con mi entrenadora sobre el tamaño adecuado para Pilgram. En esa tienda la instructora me enseñó un nuevo comando que el perro conocía. Este comando es “Follow”, y hace que el perro siga a una persona, lo cual es conveniente en ocasiones como la de ayer, en la que uno está acompañado con alguien que si sabe el camino, pero que uno no lo conoce. El perro sigue a la otra persona, pero te ayuda a esquivar obstáculos.

Por último, en la noche tuvimos otra charla del clicker y sus usos. Este artefacto es uno interesante.

Hoy mi instructora tiene su día libre, lo cual es justo después de dos semanas continuas de trabajo.Incluso dormía en The Seeing Eye. Sin embargo, nosotros tenemos ejercicios asignados, por lo que no es un día totalmente libre.

Carlos