Archivo de la categoría: Humor

La falta de contacto con mis contactos

Hace una semana llegué a mis 46 años de edad, lo que todavía dentro de mi libro es joven. Claro está, este libro se edita cada año. No creo que todavía debo tener problemas de memoria, la cual ciertamente por años ha sido muy buena, pero me sucedió algo que supongo a todos ustedes les debe haber pasado, y si no han hecho la prueba, posiblemente les pasará tan pronto terminen de leer este artículo.

Yo estaba revisando mi lista de contactos en mi teléfono móvil ya que no recordaba el nombre de alguien, pero sabía que si lo leía, lo reconocería. Para mi sorpresa, ocurrió algo distinto. En mi lista, la cual no es muy larga si la comparo con las de otros amigos, hay un poco mas de 300 contactos. Sin embargo, hay una cantidad de personas a las que yo he añadido en algún momento, y por alguna razón en particular, que ahora mismo no tengo la mínima idea de quién pueda ser esa persona. Pero tampoco quiero borrarlos, ya que estoy seguro que si borro a alguin, en menos de una semana necesitaré su información, como ya me ha ocurrido en el pasado. Debo buscar la forma de crear de forma fácil una categoría de personas olvidadas, de manera que no aparezcan todo el tiempo en mi lista, pero que las pueda activar si en algún momento necesito sus datos.

Verifiquen sus teléfonos, y se darán cuenta de que les pasa lo mismo. Si uno de esos casos es un tal Carlos M Contreras, no lo borren, que soy yo.

El nuevo dron

En Puerto Rico identificamos a los contenedores de basura cilíndricos que se colocan frente a muchos hogares con la palabra “Dron”. Esta palabra la derivamos del nombre en inglés de estos contenedores llamados “Drums”. Supongo que algunos lectores piensan que este artículo intenta hablar sobre un nuevo contenedor para basura, e incluso algunos no leyeron bien el título, o pensaron que apreté una tecla de más, y que el artículo se refiere a una nueva marca de ron.

La realidad es que el artículo se refiere a la nueva definición de la palabra “dron”. De hecho, más que nueva, es la primera definición de la palabra, ya que hasta la fecha “dron “no forma parte del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

Durante el día de hoy RAE anunció que en octubre se estará publicando una nueva versión del diccionario, y que esta versión incluirá 6,000 nuevas palabras, siendo una de estas la palabra dron. Desafortunadamente no es la definición boricua la que aparecerá, pero más bien la versión moderna que se refiere a aparatos aéreos controlados a distancia. Aunque mayormente en la actualidad estos dispositivos llamados en inglés “drones” son usados principalmente con propósito militar en misiones de recopilación de información, o incluso para ataques, los mismos ya estarán abriéndose espacio en el área civil.

Recientemente la compañía Amazon informó que ellos planifican usar estos dispositivos para entrega de productos en menos de 30 minutos, haciendo más atractivo el comprar en esta compañía. Según Amazon, el impedimento más grande en este momento son los reglamentos de la FAA, pero si estos se modifican para el año 2015, ellos podrían comenzar ese año el servicio llamado “Amazon Prime Air”. Sin embargo, no me imagino el uso de un dron para entregar artículos grandes y pesados, los cuales serían complicados para manejar. Si me preguntan a mi, recomendaría este tipo de entregas más bien a Walgreens o CVs, los cuales mueven artículos pequeños y livianos. En este escenario sería común ver los drones por toda la ciudad entregando Viagras.

Nota: Si quieren leer una novela interesante de los drones militares, les recomiendo “Kill Decision”de Daniel Suárez.

Algo que no debo hacer ya que soy ciego

La mayoría de las personas piensan que una persona ciega no puede hacer casi nada, y que está condenada a una vida aburrida. La realidad es todo lo contrario. Una vez uno aprende a usar los otros sentidos, y ha desarrollar técnicas alternas de como hacer algo, las limitaciones son pocas. Mi lista de cosas que no puedo hacer es bien corta. No puedo conducir vehículos, y no puedo tomar fotos o vídeos, y disfrutarlos después.

Acabo de descubrir algo adicional para la lista: Trabajar con pinturas y tintas. Varios años atrás compré una pintura que una vez está seca puede ser detectada con el tacto. Esta pintura me sirve para marcar objetos que normalmente tienen alguna particularidad que requiere que yo vea algo para identificarlo. Por ejemplo, el cable de conectar mi iphone 4S sólo puede ser conectado de una sola forma, pero debido a que no puedo ver la marca que identifica el lado correcto, normalmente el proceso sería uno de “trial and error”. Para hacer el proceso más sencillo, varios años atrás mi esposa marcó uno de los lados del conector con un punto en relieve que me facilita identificar la forma correcta de conectarlo. El problema es que ese cable se está partiendo, pero tenía otro cable similar que no estaba usando.

Hoy yo estaba solo y encontré la pintura mencionada en mi escritorio. La misma lleva bastante tiempo sin usar así que la agité por varios minutos, pero antes de marcar el punto en el cable hice una prueba en un papel

Jamás pensé que en tan poco tiempo pudiera hacer tanto reguero con la pinturita. De alguna manera terminé con los dedos de mi mano izquierda llenos de pintura. Es esto lo que presenta el reto al ciego. Como saber cuanto tiempo de lavarme las manos es suficiente. Todavía no se si ya me saqué toda la pintura de mi mano. Todavía no se si manché el lavamanos y la toalla. Peor aún, no se si estoy manchando las teclas de mi teclado mientras escribo esto. Por lo menos se que mi esposa si tiene muy buena vista, y tan pronto llegue y entré al baño también sabré si dejé un desastre en esa zona.

Un casi galón

En mi hogar se consume una gran cantidad de leche, aunque realmente debería decir que yo consumo una gran cantidad de leche. Toda mi vida he sido un fanático, entiéndase adicto, al consumo de la leche con Quik. Por tal razón cada vez que compramos leche fresca, compramos dos galones. Esta compra se realiza varias veces a la semana.

Como todos los productos en Puerto Rico, la leche es uno que ha ido aumentando su precio a través de los años, por lo que muchos se sorprenderán cuando compren su próximo galón de Leche Fresca y noten que el precio bajó de $5.00 a $4.79 en su precio sugerido de venta. ¡Por fin algo baja de precio en Puerto Rico! No.

Para evitar críticas de aumento de precio, la Industria Lechera de Puerto Rico aprobó un nuevo envase que se parece al antiguo galón, pero que es un poco más pequeño que éste. El galón normalmente tiene 128 onzas, pero este nuevo envase al que llaman “Empaque Familiar”, sólo tiene 120 onzas. No sabía que un líquido se podía empaquetar, y pensaba que éstos se envasaban. También está la posibilidad de que la Industria Lechera nos está empaquetando a todos con su nueva botella. El costo del nuevo casi galón, como yo lo he bautizado, es el equivalente de haber aumentado el precio del galón regular a $5.11.

Argumenta la Industria Lechera que este nuevo envase es el producto de haber atendido las quejas de consumidores que se quejaban que el envase anterior era difícil de cargar. No entiendo por qué las personas con esta queja no compraban entonces el medio galón. Lo chévere será cuando comencemos a llamar al galón el galonote, algo así como hacemos con los licores.. Por ejemplo, a las botellas de 750ml las llamamos “1 litro”, pero cuando el manufacturero también tiene la versión de 1000 mililitros, a esa la llamamos el “Litrote”.

En nuestra historia no es esta la primera vez que cambiamos una medida para ocultar cambios en precios. No olvidemos hace unas 3 décadas cuando en PR dejamos de comprar la gasolina en galones, para pagarla en litros, diz que por una conversión al sistema métrico. No me extrañaría que pronto la industria de la gasolina cambie su estándar al nuevo casi galón de la Industria Lechera.

Pregunta para los abogados, ¿Podría ocurrir en algún momento una demanda de clase si alguien argumenta que al comprar la leche, solicitaba que le dieran un galón, y luego descubrió que lo que compraba no era un galón? Ahí lo dejo…

Los perfumados

Los humanos hemos desarrollado muchas tradiciones, costumbres, manías, o como le queramos llamar, de como interactuar con otros humanos. En algún momento supongo que alguien notó que apestaba, y descubrió que frotándose con ciertas hojas su peste podía ser opacada por un olor un poco más agradable. No tengo duda que fue de esta manera que llegamos a los perfumes.

Perfumarse es un arte.Quién piense que un perfume es el adecuado para él o para ella simplemente porque lo ha olido en otra persona, y huele bien, se equivoca. Los perfumes tienen que complementarse a la persona. Por ejemplo, hay unas mujeres que hacen una química mágica con ciertos perfumes, y que estos al mezclarse con la química de su cuerpo producen unos aromas místicos que te invitan a seguir oliéndolos. Sin ver a la persona, uno la puede identificar por su agradable olor único.Antes de que mi esposa fuera mi novia, yo sabía que ella estaba cerca por el perfume que usaba.

Además de la fragancia adecuada, también es importante el saber dónde aplicarlo. Siempre recuerdo a una persona que estaba diciendo que los perfumes se aplican en tres áreas del cuerpo, en la que el cuello era la parte más alta. Esa técnica se llamaba “Por si besa, por si abraza, por si acaso…” . No creo tenga que explicar nada más sobre esto. Si no conocías esta técnica, lo único que puedo añadir es “De nada”.

Finalmente llego a la parte que más me interesa de este escrito, y me refiero a la parte en la que se menciona en dónde no se aplica el perfume. Me refiero a las manos. No entiendo la manía de algunos hombres en perfumarse las manos. ¿¿Cuál es la manía de dejar su perfume en las manos de otros hombres cuando los saludan?No hay nada más odioso que el saludar a una persona, y luego descubrir que te dejaron las manos perfumadas. Peor todavía es cuando uno no se da cuenta de esto hasta tanto te rascas un ojo. Inmediatamente te da un picor en el ojo insoportable, y se te hincha como si tuvieras una hemorroide ocular. Rápido te hueles la mano, y sientes el olor a perfume extraño. ¿Por qué no compran el perfume en spray? Si lo que tienes es el after shave, lávate las manos luego de aplicarlo. El perfume se usa principalmente para llamar la atención de las personas del sexo opuesto. Si eres varón, y a las mujeres las saludas con un beso en la mejilla, no hay razón para que quieras repartir tu olor con los otros varones alos que saludas con un apretón de manos. Incluso trato de no saludar a las personas que en algún momento he identificado como una de estas personas, y una vez le dije a un conocido que no lo volvería a saludar hasta que dejara esa mala costumbre de perfumarse las manos.

Si eres uno de estos perfumados, deja de hacerlo. Nadie aprecia esa manía. Perfumarte las manos no te hace mejor persona. Si no tienes esta costumbre, estoy seguro que conoces a algunas personas que lo hacen, pero no te atreves a decirselo, borra esta oración, y envíale copia de este artículo por email. Para eso son los amigos. Si son muchas las personas a las que conoces que hacen esto, aprieta el botón de like, para que repartas de manera masiva el mensaje.

Oficialmente viejo

El ser catalogado como una persona vieja es algo relativo. Para mi mamá mientras vivía, y para mi papá, mi hermano y yo siempre hemos sido “los nenes”, pero a la misma vez si le pregunto a mis hijos, ellos contestan sin ninguna duda que su madre y yo somos viejos. Por lo tanto, estos se balancean, y nos queda otro grupo, que es el de nuestras amistades, con los que siempre somos parte del grupo de “los muchachos”. El problema está en que estos grupos por ser cercanos a uno, tienden a estar parcializados. De ahí, que necesitemos una opinión externa.

En las últimas semanas he tenido la oportunidad de poder mezclarme con uno de estos grupos. Llevo varias semanas visitando oficinas médicas en el Auxilio Mutuo, atendiendo ciertos dolores y molestias que me han aquejado por algún tiempo, pero que recientemente se me juntaron todas a la vez, por lo que decidí ocuparme del asunto para evitar tener que preocuparme después. Esta peregrinación me ha llevado en varias ocasiones a oficinas médicas, laboratorios, Rayos X, CT Scan, e incluso a tomar terapias físicas por nervios que tengo pinchados en la espalda. En todas estas salas de espera siempre hay un factor común: un grupo de personas que mis hijos, mis padres y mis amigos sin ninguna duda categorizarían como “un chorro de viejos”.

Estas personas aparentemente se conocen en su mayoría entre sí. Son visitantes frecuentes que se preguntan unos a otros como les fue en el examen de la semana pasada, o que se dan apoyo indicando a otros que no se preocupen por el procedimiento tal, ya que ellos se lo han hecho, y no molesta mucho. Conocen a los empleados del hospital, y los empleados los conocen a ellos. Hoy por ejemplo, un visitante estaba preguntando por Ramírez. De la conversación que ocurría me enteré que Ramírez es la persona que controla el tránsito de los pacientes en la sala de Consultas Externas, y que Ramírez empezó a trabajar en el hospital hace 43 años, haciendo una función similar en la sala de emergencia. La persona que preguntó por él lo conoce de esa época. Al menos nada malo le había sucedido a Ramírez. Él faltó hoy por una cita que tenía.

Sin uno darse cuenta, empieza a formar parte de ese corillo. El día del CT Scan, dos señoras me asesoraban de como me debía tomar el jugo de Bario que me dieron para el contraste con supuesto sabor a guineo, el cual obviamente no me gustó. Hubiese preferido sabor a tocineta, o a piña Colada, pero sólo había guineo. El consejo de beberlo en sorbos grandes y sin respirar lo único que lograron fue el que casi vomitara el primer vaso que me había bebido. Cuando terminé la primera botella, la enfermera no se encontraba en el área, así que mis dos nuevas amigas me indicaron que ahora me tocaba caminar por una hora, y que luego me tendría que tomar otra botella. Ambas señoras eran expertas en el procedimiento que me harían. A cambio de su ayuda, le indiqué a una de ellas el como se escribía la palabra histerectomía, ya que ella tenía que anotar las cirugías que le habían hecho, pero ella decidió sólo anotar las más recientes por falta de espacio en el papel. Es interesante esto de ser ciego, ya que como no podía ver a la señora, debido a la cantidad de operaciones que se había hecho, en mi mente tuve una imagen de que ella debería ser la versión femenina de Darth Vader. Espero que esto no lo lea nadie del corillo, ya que posiblemente me expulsan.

En una de las esperas hoy una señora me preguntó si mi perro era de seguridad, y si estábamos investigando algo, ya que ella había notado nuestra presencia en días anteriores. Ya me están monitoreando, aunque claro, Pilgram llama mucho la tención. Debo conseguirle un bigote falso para confundir al público. Saliendo de la cafetería una empleada me saludó de la siguiente manera:

–Carlos, ¿Ya mataste a la que te estaba matando?

Ya hay empleados que me conocen por nombre. No por apellido, o por titulo profesional. Me conocen por primer nombre. Sin darme cuenta ya soy un miembro del corillo de los viejos del Auxilio, aunque no quiera aceptarlo. Ya soy oficialmente viejo, y lo único que me falta es empezar a usar un abrigo en las citas, como los demás, en lugar de estar pasando frío.

Código de vestimenta

La vida de los humanos es una llena de rituales sociales. Uno de estos rituales es el de celebrar fiestas por distintos motivos. No voy a hablar de las fiestas como tal, pero sí quiero enfatizar en algo que demuestra la diferencia entre los hombres y las mujeres. Me refiero a la vestimenta usada en las fiestas.

No hay nada que pueda arruinar más la experiencia de una mujer , o en este caso, al menos dos, que el descubrir que hay otra mujer en la fiesta que lleva el mismo traje que ella. Esos trajes iguales demuestran el poder de unos potentes imanes que por tener el mismo polo, se repelen. Cuando hay dos mujeres vestidas iguales, es notable el esfuerzo que ellas hacen para no acercarse, pensando que nadie se ha dado cuenta del problema. Incluso se esconden de las cámaras para evitar que el asunto sea notado por alguien en Facebook.

Lo interesante es que para nosotros los hombres, el asunto es completamente distinto. No hay nada que haga que uno se sienta más incomodo en una fiesta, que el percatarse que uno esta vestido completamente distinto a los demás asistentes. Lo mejor que le puede suceder a uno es que tan pronto uno entra a la fiesta, pase otro hombre frente a uno que esté vestido exactamente igual a uno. Cuando esto sucede, se siente una sensación de alivio, ya que se sabe que la ropa que se escogió para la fiesta era la apropiada. Si de casualidad hay un tercer hombre con la misma combinación, aunque ellos no se conozcan, en algún momento de la fiesta se buscan para poder relajar con otras personas de que ellos tocan en el mismo combo.

De hecho, mientras mas fastuosa la fiesta, más se nota esta diferencia entre hombres y mujeres. Las mujeres buscan sus trajes en lugares en los que piensan que no van a comprar otras invitadas a la fiesta, o mejor todavía, visitan a un diseñador de ropa para que le prepare un traje único. Sin embargo, los hombres asistimos con etiquetas similares. De esta forma nos podemos confundir dentro del grupo, como si fuéramos una manada de pingüinos que queremos confundir a un depredador hambriento.

Ingenuidad infantil

Anoche asistimos a una actividad en la escuela de mi hija. La actividad era en la cancha, y estaba repleta de niñas de todas las edades. Pilgram era la sensación del lugar. Todas las niñas lo querían tocar, por lo que estuvimos una gran parte de la noche explicando que Pilgram es un perro guía que estaba trabajando, y que cuando un perro guía está en funciones no puede ser distraído.

En una de las ocasiones ocurrió un diálogo que me pareció muy cómico, y que es el motivo de este artículo. En un momento dado, estábamos mi esposa y yo hablando con unas madres de amigas de mi hija, cuando se acercaron varias niñas para tocar a Pilgram. Mi esposa se percató rápidamente, y les indicó que yo era ciego, y que el perro es un perro guía, que no puede ser tocado mientras está trabajando. Inmediatamente la niña que estaba más cerca de Pilgram se volteó hacia sus amigas y les dijo:

–Ay bendito, el perro es ciego.– Estas palabras las dijo con una voz de gran pena y dolor. Era obvio que tal vez por el ruido de la actividad, no había entendido correctamente lo que se les había indicado. Mi esposa rápidamente aclaró la situación, y señalándome les aclaró:

–Él es el ciego. El perro si ve, y es su guía.

Con una voz de un gran alivio y de alegría, la niña contestó:

–Ay que bueeeno…

El Rapto de los Peces

Temprano en la mañana de un sábado, casi una treintena de niñas invadió la orilla del lago La Plata. Como parte del curso de Educación Física tenían que participar en un día de pesca. Aunque todos los peces serían devueltos al agua luego de una foto para Facebook, algunas niñas no participaron de la actividad, debido a que consideraban este ejercicio un acto de crueldad y maltrato hacia los peces. Otras no asistieron debido a otros compromisos sabatinos. En lugar de usar lombrices como carnada, la selección de la mayoría era usar maíz enlatado. En la orilla del lago todo era diversión.

Sin embargo, debajo de la superficie del agua, el cuento era otro.

–Mira mami lo que acaba de caer del aire. Parece comida. Tengo hambre, ¿me lo puedo comer?
—Chopito, no lo puedes comer. Recuerda lo que le pasó a tu tío… También debes recordar los cuentos que nos hace tu padre cada vez que llega del estuario…
–¿Esa comida es una trampa de los Extra Acuáticos?
—Así mismo, hijo.— dijo la madre mientras le hacía señas a Chopito para seguir nadando fuera del área que estaba siendo invadida por comida extraña.

Esa noche comenzaron a surgir anécdotas de algunos peces que contaban como durante el día habían sido raptados del agua. Todos los cuentos comenzaban de manera similar:

–Yo estaba nadando de lo más tranquilo buscando algo que comer, cuando de pronto noté algo que colgaba de la superficie del agua, lo mordí, y de pronto sentí una fuerza que me halaba hacia fuera de nuestro mundo…

Algunos peces contaban como habían podido escapar con tan sólo soltar la comida que tenían en la boca. Otros no habían sido tan afortunados, y narraban como viajaban al espacio Extra Acuático colgando por sus bocas, mientras unos seres extraños los mostraban a otros seres de tamaño mayor a los primeros. Algunos indicaban que a pesar de que se sentían mareados ya que no podían respirar, recuerdan que eran sostenidos junto a los seres más pequeños, mientras los apuntaban con unos instrumentos que emitían unos fuertes destellos de luz. Otros reclamaban que habían perdido el conocimiento inmediatamente que salieron del agua, y los meno, alegaban que no recuerdan que ocurrió luego de que se sintieron como si estuvieran nadando por el aire, sin ningún control hasta que impactaban la superficie del agua.

Los cuentos volvían a ser similares una vez narraban como habían despertado. Todos indicaban que se sentían lentos, como si hubiesen estado a punto de morir como consecuencia de no poder respirar. También indicaban que despertaban en un lugar distinto al que se encontraban al momento de comenzar su aventura. Lo más que impresionaba a los que escuchaban las historias, era que todos perdían la noción del tiempo.

Siempre estaban los peces que se inventaban que ellos también habían sido raptados, incluyendo hembras que reclamaban que los seres terrestres se habían apareado con ellas. También habían los que contaban que les habían dado un mensaje importante para salvar a su comunidad. Estos peces fantasiosos no se daban cuenta de que los otros peces sabían que ellos no habían sido parte del rapto, ya que no tenían la marca de sus labios perforados. Esta marca era la que separaba a los peces de los pescados.

Al menos, nadie había muerto ese día. El ataque extra acuático no había sido tan salvaje, como los que se contaba ocurrían en Acua Salada. La vida en Acua dulce era una tranquila, y por lo general, lo más entretenido era escuchar los cuentos de Acua Salada. Estos cuentos se narraban en los estuarios. El papá de Chopito viajaba mucho a los estuarios y escuchaba muchas historias extrañas de la vida en Acua Salada. Sin embargo, las historias que más le llamaban la atención era la de los raptos Extra Acuáticos. Algunos de estos cuentos narraban como miles de peces eran raptados simultáneamente con unas redes, sin que se volviera a escuchar de ellos. En algunas ocasiones se contaba que los seres Terrestres echaban al agua algún líquido extraño que adormecía a los peces. También se hablaba de algunos peces que luego de ser raptados, eran devueltos al agua, con algún tipo de implante que permitía que los seres terrestres pudieran saber todo el tiempo en donde se encontraba el pez marcado, por lo que otros peces trataban de mantenerse alejados de los raptados. Pero los cuentos más aterradores y escalofriantes eran los relacionados a tiburones que aparecían muertos o muriendo, y a los que le faltaban sus aletas. Estas historias eran muy comunes, y aunque nadie podía entender una razón lógica para cortarle las aletas a un tiburón, y dejar el resto de su carne, los peces habían nombrado a los seres que atacaban como los “Chupaaletas”.

Carnitariano

A mi me gusta la carne. La realidad es que me encanta comer carne. No me gustan los vegetales. Odio la textura de ellos en mi boca cuando los mastico. Tampoco me gusta su sabor. Claro está, no es que odie todo lo que crece en la tierra. Me gusta tanto el arroz, que lo puedo comer diariamente en el almuerzo y en la cena sin que me canse de él. También puedo comer cebollas, setas, maíz, plátanos, papas, y algunos otros productos cultivados. Además de no gustarme los vegetales, tampoco me gustan los vegetarianos que andan tratando de evangelizar a todos con respecto a los beneficios de su estilo de vida, como si pertenecieran a la iglesia de la sagrada lechuga. ?Cuál es el problema de ellos? Que coman lo que quieran y me dejen comer tranquilo. Por mí, ellos pueden seguir comiendo lo que come la vaca, pero yo me como a la vaca.

Lo interesante es que uno escucha a los vegetarianos hablando, y ellos juran que son una nueva raza superior a los demás. No saben que si todo el mundo se convierte a su dieta, no hay tierra suficiente en el planeta para que produzca vegetales para alimentar a todos los humanos que habitamos en este planeta.

También me está curioso el como han acuñado términos para identificarse, los cuales no aplican a animales. Nunca he escuchado de algún animal al que se catalogue como vegan, vegetariano, o pescovegetariano de acuerdo a sus hábitos alimentarios, sin embargo yo soy un carnívoro como los leones.

Es interesante que normalmente las personas vegetarianas aparentan tener una edad mucho mayor a su edad real, así que no podemos concluir que esta dieta mejora la apariencia de la persona. Los vegetarianos afirman que su dieta es más saludable que la de las otras personas, pero a final de cuentas mueren a una edad similar a la del resto de la población. Ciertamente si vivieran hasta más de 100 años, yo me convertiría a una de esas tendencias del vegetarianismo, pero la realidad es que siempre que entrevistan en TV a alguien que está cumpliendo mas de 100 años, cuando le preguntan su secreto, el mismo está basado en la siguiente combinación de productos en su vida diaria: Ron, fuman o mastican tabaco, y comen carne de cerdo. Ninguno menciona su dieta vegetariana

Las estaciones no estacionan en Puerto Rico

Primavera, verano, otoño, e invierno son supuestamente las 4 estaciones del año. Sin embargo, debido a nuestra cercanía al Ecuador, no las podemos experimentar. Para nosotros el verano es sinónimo de vacaciones. En lugar de durar desde el 21 de junio, fecha en que comienza el solsticio de verano hasta el 23 de septiembre, fecha del equinoccio de otoño, el verano comienza en algún momento a mediados de mayo cuando finalizan las clases en la mayoría de las escuelas, y termina a mediados de agosto con el regreso a clases. Este es nuestro verano mental o espiritual. Si le preguntamos a alguien sobre el “verdadero ” verano, el climatológico, la respuesta es más extraña todavía. Ese verano comienza en marzo, una vez se termina el frío navideño, el cual en PR equivale a una temperatura en los 70s grados Hahrenheit. De hecho, creo que en este momento estamos llegando a esa temporada, ya que los días más recientes se han sentido un poco calurosos, a menos que sea que estoy comenzando alguna menopausia masculina. No tenemos primavera. Vamos directo de las navidades al verano.

Una vez pasa el período caluroso en algún momento a mediados de octubre, llegamos al comienzo de nuestras navidades. Tampoco tenemos el típico otoño que vemos en los calendarios del norte, en el que se muestran árboles sin hojas. Si queremos ver un otoño, dependemos de que en ese año nos visite al menos una tormenta, o mejor aún, un huracán. Esta es la manera en que la naturaleza ayuda a que los árboles pierdan sus hojas, y puedan florecer nuevamente, a menos que el árbol también haya caído en el medio de la tormenta.

El invierno tampoco existe en Puerto Rico, pero si tenemos un facsímil razonable, al que llamamos navidades. Para nosotros cualquier época fría, o al menos fresca equivale al período navideño. Ya a mediados de octubre el clima comienza a enfriar, y comenzamos la temporada de compras navideñas. Sin embargo este es el período más confuso, debido a que al igual que el verano, el cual tiene dos estados, uno mental y otro climatológico, en las navidades ocurre algo similar. El problema es que debido a que la navidad tiene un significado religioso, no hemos podido encontrar como extender la navidad más allá de las octavitas a mediados de enero. No hemos buscado algún otro santo que celebrar después de San Sebastián, por lo que tenemos un período fresco entre mediados de enero y mediados de marzo al cual no hemos asignado ninguna estación del año. Sin embargo, una búsqueda rápida en un santoral me indicó que el 29 de enero es el día de San Pedro Nolasco, fundador de la orden de la Merced. Si los residentes del área de la Merced en Hato Rey se organizan, se podría comenzar una celebración de esta festividad, la cual podría usar como base de operaciones la Placita Roosevelt, la cual está muy cerca a esta área.Ya con esta celebración tendríamos cubierto todo el mes de enero. Para poder llegar a mediados de febrero no hay que pasar mucho trabajo. Solo tendríamos que hacer una celebración más grande del día de San Valentín, y poner un sombrerito de santa Claus a Cupido.

Ciertamente no es fácil vivir en Puerto Rico, en donde las estaciones nunca se estacionan.

Esa colcha del hotel

Uno de los aspectos más importantes que uno considera cuando planifica un viaje es la calidad del hotel en el que uno se hospedará. Aunque la estética del hotel es algo importante, más importante aún es la limpieza. del hotel. Es importante uno poder sentirse cómodo en ese lugar que sustituirá tu hogar por unos cuántos días. Si uno entra al baño tan pronto le entregan la habitación, y uno encuentra un poco de pasta de dientes en el lavamanos, un jabón usado en la bañera, o un inodoro con orines que nadie bajó después de que el último habitante de la habitación la abandonó, es razón suficiente para solicitar un cambio de habitación, si es que no puedes conseguir un cambio de hotel. Claro está, estos ejemplos que mencioné anteriormente son unos extremos que no creo hayan sucedido a nadie que conozco, pero son más bien ejemplos ilustrativos de la importancia de la limpieza de la habitación del hotel.

Obviamente la limpieza de las toallas es muy importante, y es algo en lo que he notado los hoteles se esmeran. Incluso, creo que es a propósito que las personas encargadas de la limpieza de las habitaciones dejan el carrito lleno de toallas, sábanas, y fundas de almohadas atravesado en el medio del pasillo. Lo hacen para que uno se percate de que ellos cambian estas cosas que tendrán contacto con tu cuerpo.

Desafortunadamente hace muchos años atrás me percaté de algo más en ese carrito. En el mismo además de los productos que indiqué pueden haber otras cosas con las cuales no tengo ningún problema, como los productos para uso en el baño, o los chocolatitos para dejar sobre la almohada. Mi problema está con lo que nunca encontré en el carrito: Las colchas de las camas. Parece que estas son como las cortinas, que nunca las cambian. El problema es que uno nunca toca las cortinas, pero sí las colchas. Cuando uno llega cansado de haber caminado por la ciudad, uno se acuesta a descansar sobre la colcha, para no ensuciar las sábanas. Es en ese momento en que uno debe pensar en que al igual que uno lo está haciendo, así lo hizo el huésped anterior de la habitación, y el anterior a él también. Esto es algo que ha ocurrido en esa colcha por días, semanas, meses, y quién sabe si años. Mi conclusión es que cuando un hotel anuncia que ha sido remodelado recientemente, a lo que se refieren es precisamente a que finalmente le han cambiado las colchas. Supongo que para los dueños de un hotel es más fácil comprar colchas nuevas, que buscar dónde lavarlas.

El problema es que pensar no cuesta nada, y cuando empiezo, no puedo parar. Enseguida también le viene a la mente la persona que llegó tan cansada, que ni siquiera se quitó los zapatos antes de acostarse sobre la colcha. Incluso, es posible que le dolieran tanto los piés,que decidió colocar los piés sobre la almohada, claro, para esta persona eso no es problema ya que entre sus zapatos y la almohada está la colcha. También debe haver el caso del que llega tan cansado y sudado, que decide quitarse la ropa y acostarse en la cama a descansar en lo que deja de sudar, o en lo que su pareja termina de bañarse. Y en la mente ya añadimos otra persona a la ecuación. Sólo Dios sabe lo que pueden haber hecho esas dos personas sobre la colcha.

Claro está, preguntar al momento de registrarse en el hotel sobre cuándo fue la última vez que cambiaron la colcha es un ejercicio en futilidad. Aunque hasta ahora nunca lo he hecho, mi recomendación es que tan pronto uno llegue a la habitación, lo primero que debe hacer levantar la colcha por una esquina para exponer su lado inferior, y agarrarla por ese lado, enrollarla, y arrojarla en la silla incómoda que se encuentra en la esquina de la habitación en la que están los cordones de abrir las cortinas. Esta es una silla pesada e incómoda, cuyo único propósito es hacer difícil el que puedas abrir la cortina, de manera que no te percates que la foto que viste con la vista desde el hotel fue tomada antes de que construyeran el hotel del frente, posiblemente el día que cambiaron las colchas por última vez.