Animales de servicio en Puerto Rico

Días atrás me encontraba en Costco, y un hombre se me acercó y me preguntó si tenía el “Service Animal Vest” de Pilgram. Le indiqué que no tenía el”vest”pensando que su intención era indicarme dónde lo podía comprar, pero tan pronto le contesté me reclamó si no era requisito que el perro tuviera este tipo de identificación, a lo que indiqué que no era así, y continué caminando. Luego mi hijo me indicó que la persona era un empleado de la tienda, lo que hizo que la conversación me pareciera más extraña, ya que todo el tiempo fue en inglés.

Al analizar el evento no puedo concluir otra cosa que no sea que el empleado ha sido mal informado por alguna persona que ha visitado la tienda con un animal de servicio falso. Muchas personas están declarando que sus perros son animales de servicio, de manera que puedan tener acceso total a facilidades en las que se permite el acceso del público. La ley ADA permite que animales de servicio puedan entrar a todos los lugares a los que puede entrar su dueño, incluyendo tiendas, restaurantes e incluso hospitales. Debido a la confidencialidad que cobija a los dueños de estos animales, la ley permite que sólo se hagan dos preguntas: La primera es si el animal en cuestión es uno de servicio, y la segunda pregunta es sobre que tipo de servicio brinda. En el establecimiento no pueden pedir identificación, o demostración de la habilidad del animal, que dicho sea de paso, sólo cualifican perros, y recientemente se están permitiendo entrenar caballitos miniatura como animales de servicio.

Otra aclaración que hace la ley ADA es que animales de compañía, de terapia o de apoyo emocional no cualifican como animales de servicio. Sin embargo, es pertinente aclarar que hay muchos tipos de animales de servicio que prestan ayuda a personas con distintos impedimentos, y que no son sólo los perros guías los que cualifican. Hay perros que ayudan a personas con limitaciones de movilidad, y otros que les pueden advertir a sus dueños epilépticos cuando están a punto de tener un ataque de epilepsia, e incluso ayudan a la persona durante el ataque, además de brindarles protección, para mencionar algunos ejemplos de animales de servicio.

Sin embargo, debido a las restricciones que impone la ley sobre la cantidad de información que se puede requerir al dueño del animal de servicio, muchas personas se aprovechan y adquieren un arnés para su perro, o un chaleco que lo identifique como animal de servicio, de manera que le permitan entrar a todas partes con su mascota. El problema es que muchas de esas mascotas no cuentan con el entrenamiento necesario, y su comportamiento deja mucho que decir, creando mala reputación para los verdaderos animales de servicio, y haciendo que se nos haga más difícil el acceso en algunos lugares.

Me parece que lo único que podemos hacer para resolver esta situación, es hablar sobre el asunto. Sería de mucho provecho el que los medios noticiosos hablen, cuestionen y comenten sobre este asunto, de manera que el pueblo pueda reconocer los mitos y realidades sobre las capacidades y las limitaciones de los animales de servicio.